Se encuentra usted aquí

Tradición y beneficios de la paella valenciana

Tradición y beneficios de la paella valencianaTradición y beneficios de la paella valenciana
La paella valenciana es un exquisito y humilde plato de la huerta, que a finales del siglo XIX dio un salto desde las barracas y alquerías a las casas de comidas, barracones y merenderos de la playa de la Malvarrosa en Valencia y el Portichol y la Albufereta en Alicante. Para los valencianos, la receta tiene su origen en la zona arrocera próxima a La Albufera donde está documentada su existencia ya en el siglo XVIII; pero existen ensayos del agrónomo Francisco de Paula Martí del siglo XVI donde ya hacía alusión a la preparación de este plato.

La paella era un plato de trabajadores agrícolas -de labradores-, cocinado al aire libre para consumir preferiblemente a mediodía y que incluía como ingredientes clave animales de campo y de granja como el pollo y el conejo, y verduras propias del lugar.

La preparación y la degustación de esta comida valenciana, eran y siguen siendo, actos sociales, que reúnen a un grupo de personas con un objetivo común, y que tradicionalmente se consumía en el mismo recipiente donde había sido cocinada -la paellera- con cuchara de madera, para que los cubiertos metálicos no interfiriesen en el sabor del arroz.

 

Beneficios saludables de la paella

El consumo de paella supone un aporte energético de hidratos de carbono que proceden del arroz. Un centenar de gramos de arroz crudos aportan casi 316 calorías, que se convierten en 123 una vez han sido cocinados. Una ración estándar suele contener aproximadamente entre ochenta y cien gramos.

 El equilibrio nutricional proviene del uso de proteínas procedentes de las carnes utilizadas para su elaboración. Una ración puede contener cerca de 450 calorías dependiendo de los ingredientes, en rara ocasión pasa de las 500 calorías.

El grano de arroz no debe lavarse ya que pierde vitaminas, principalmente aquellas en las que destaca, que son B1 y B2. Además, el arroz tiene poco sodio y posee cantidades ínfimas de gluten. El empleo de colorantes como la tartracina (E-102), puede provocar en algunas personas reacciones alérgicas a este colorante, especialmente aquellos asmáticos sensibles a la aspirina. Este problema se puede evitar con facilidad, mediante el uso de colorantes naturales como el azafrán, ingrediente esencial de la auténtica paella valenciana