Se encuentra usted aquí

¿Sabes lo que cenaron los comensales del Titanic antes de su hundimiento?

¿Sabes lo que cenaron los comensales del Titanic antes de su hundimiento?¿Sabes lo que cenaron los comensales del Titanic antes de su hundimiento?
Posiblemente, el Titanic sea el barco más famoso de la historia, no sólo por su trágico final sino porque se trataba además del buque más lujoso de su tiempo. Mucho se ha hablado de este transatlántico británico, pero pocos saben lo que cenaron los pasajeros que viajaban en primera clase la misma noche en que ocurrió la tragedia. Una exquisita y elegante cena, compuesta por 10 tiempos, fue la que se sirvió la última noche del Titanic. 

Horas antes de que la embarcación más célebre de la historia chocara con un iceberg, una fría noche de abril de 1912, comenzó el fabuloso festín que sólo unos pocos tuvieron el placer de degustar. 
El banquete era de estilo gourmet y estaba acompañado por una porcelana finamente decorada con una guirnalda verde y el logotipo de la White Star line -naviera creadora de El Titanic-, ubicada en todas las mesas del restaurante À la Carte -el único a la carta y de pago, ya que en los demás restaurantes la comida estaba incluida en el precio del pasaje-.

Todos estos pasajeros de clase alta, estaban listos para recibir las creaciones franco-británicas de la alta cocina de la época, realizadas por Auguste Escoffer, por medio del chef Pierre Rousseau, quien iba en el barco. 
En aquella época, era una práctica habitual poner todo en grandes platos, para que los meseros se los llevaran a su vez a las mesas en las que se encontraban los comensales para servirles, o en su defecto, lo hicieran por sí mismos. 

El menú de Escoffer era de temporada, ya que en abril se cosechan los espárragos y el cordero es muy común en la pascua. En cada Course -tiempo- se sirvió un vino diferente y al terminar la cena se ofrecieron diferentes frutas frescas y quesos, seguido de café y cigarrillos, acompañado de Oporto junto con diferentes licores. 

Mientras tanto, en las tres cocinas abajo, más de 70 personas sólo en el À la Carte, trabajaban a toda prisa para tener listo y a tiempo un desayuno que nunca llegó. 

Además contaban con todos los adelantos técnicos del momento para cocinar, almacenar y maniobrar los alimentos. Sólo para asar disponían de 19 hornos y varias máquinas para elaborar hielo, cámaras para preparar alimentos a baño María e incluso potentes batidoras. 
Otro dato curioso es la vajilla del Titanic, ésta se componía de 57,600 artículos en total, entre ollas y sartenes, 29,000 piezas como vasos, copas y platos de todo tipo, y 44,000 cubiertos.