Se encuentra usted aquí

Las Fallas llegan hasta Granada

Las Fallas llegan hasta GranadaLas Fallas llegan hasta Granada
Más de un mes después del fin de las Fallas en Valencia, Granada ha acogido nuestra tradicional fiesta comprimida en un fin de semana. Aproximadamente unos 1.300 falleros de Carcaixent, han impregnado la ciudad andaluza de su pasión fallera para darlas a conocer allí también.

La iniciativa de la Junta Local Fallera de Carcaixent comenzó el sábado por la mañana, como marca la tradición, con la "plantá" oficial de la falla granadina, que recreaba el Patio de los Leones de la Alhambra en un monumento de diez metros de altura.

La mascletá llegó con algo de retraso para no perturbar el descanso granadino, pero por supuesto llegó, porque el resonar y el olor a pólvora no podían faltar en esta recreación fallera que más de 1.300 valencianos se habían propuesto para iluminar la ciudad con todos los pormenores de su fiesta.

El artista valenciano Alex Oliver y el ganador de las Fallas en la sección especial Pere Baenas fueron los encargados del diseño del monumento, el cual contaba con ninots de cada una de las comisiones falleras. En su parte superior, el monumento fallero dedicado a Granada tenía un flamenco, una bandolera y una recreación de la Fuente de los Leones coronada por Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba bailando "al son de Ángela Merkel".

La iniciativa "Fallas en Granada" tenía como objetivo dar a conocer la cultura, lengua y tradiciones valencianas y para ello, llevó a la capital andaluza una reproducción de su fiesta alimentada por 2.000 raciones de paella valenciana a leña que Paellas Gastraval fue la encargada de realizar, y la mayor degustación de 'Agua de Valencia' en una copa hecha para la ocasión con capacidad para 500 litros.

La explanada del Palacio de Congresos de Granada ha olido durante este fin de semana a zumo de naranja y horchata y la noche del sábado también a paella valenciana, ya que tuvo lugar un concurso de este tradicional plato gracias al famoso Paella KIT Barbacoa de Gastraval con la intención de preparar a los comensales para la posterior verbena.

Los granadinos pudieron comprobar que comer forma parte de la tradición fallera, y así se demostró con un almuerzo a primera hora de la mañana del sábado con el que todos cogieron fuerzas antes del espectáculo.

El domingo, los falleros carcagentinos realizaron una ofrenda de flores a la Virgen de los Desamparados tras una misa en la catedral granadina y volvieron a demostrar su buen hacer como tierra del arroz con una gran paella de la que también Gastraval se encargó.

Para que Valencia y Granada quedasen un poco más cerca, un desfile fallero con trajes de gala mostró el esplendor de la fiesta. Y aunque en un escenario distinto, el final fue el mismo y como no podía ser de otra manera, se escribió con fuego reduciendo el arte a cenizas.