Se encuentra usted aquí

Invenciones que convierten a la paella valenciana en un “monstruo”

Invenciones que convierten a la paella valenciana en un “monstruo”Invenciones que convierten a la paella valenciana en un “monstruo”
Ya hemos hablado en otras ocasiones de algunas variantes e incluso hemos mencionado algunos ingredientes que consideramos aceptables -como caracoles o alcachofas si es temporada-, pero investigando hemos encontrado verdaderas transformaciones que hacen de nuestro querido plato una auténtica perversión

Aquí os comentamos algunas:

Paella con guisantes. Éste no es el mayor crimen cometido en torno a este plato, pero sí uno de los más habituales. La paella tradicional no lleva guisantes nunca, es cierto que tampoco es un ingrediente que estropee el arroz por completo, pero denotan el desconocimiento de la receta original por parte de quien la preparó.

Cebolla en la paella. La utilización en la paella de este ingrediente sí que tiene consecuencias nefastas, a la vista resulta casi inadvertida pero no ocurre lo mismo con el paladar. Además, hace que el arroz se pase casi inevitablemente.

¿Chorizo en la paella? No, nunca por favor. Es un producto típicamente español y a ojos de los turistas puede ser apropiado para añadirlo a la paella, pero que lo haga un español debería considerarse delito.

Paella mixta. Cada cosa por su lado, mezclar ingredientes de mar con ingredientes de montaña no puede dar buen resultado. Es una variante de la paella valenciana muy extendida y querida por los turistas; en ella se utilizan distintos tipos de carne y también de mariscos, nosotros no apostamos por ella.

Paella de boquerones y espinacas. Con esta variante directamente nos quedamos sin palabras. Si los boquerones y las espinacas ya resultan poco combinables entre sí, mezclarlos con arroz ya nos parece increíble.

NO al cerdo en la paella. Es una práctica habitual en España ponerle cerdo a la paella, incluso en Castellón y Alicante es típico utilizar costilla de cerdo, pero nos parece inaceptable echarle longanizas, magro, panceta o salchichas de Frankfurt.

Paella con huevo duro. Sí, al parecer este fenómeno se da en algunos lugares del País Vasco.

Pimiento rojo y garbanzos, esos grandes enemigos. ¿Qué decir? Nos hierve la sangre al ver juntos en una “paella” estos compañeros. El pimiento rojo es tan usual verlo en una variante de paella, que prácticamente podemos llamarlo el enemigo número uno. Pero los garbanzos son claramente amigos del arroz a horno y pocos arroces más, pero nunca de la paella.

Paella de tomate y perejil. ¿Por qué? A ver, la paella lleva tomate en el sofrito, pero no podemos encontrarlo en grandes trozos mezclado con el arroz o como principal protagonista, o al menos no lo llamaremos paella.

Y éstos simplemente son algunos ejemplos de “monstruos hechos paella”. Volveremos en próximas ediciones con otros desvíos en cuanto al qué y al cómo no preparar una paella valenciana.

Tags:

arroz con cosas

esto no es paella

paella no valenciana