Se encuentra usted aquí

Así es la preparación del suelo, anegado y siembra de la Albufera para el cultivo del arroz

Así es la preparación del suelo, anegado y siembra de la Albufera para el cultivo del arrozAsí es la preparación del suelo, anegado y siembra de la Albufera para el cultivo del arroz
Esta misma semana ha empezado la ‘suelta del agua’ en la Albufera de Valencia, un paso clave dentro del ciclo del cultivo del arroz en el parque natural. En las próximas líneas, te explicaré qué trabajos se realizan durante el año para conseguir la reconocida calidad de los arroces de la Albufera

Durante los primeros meses del año se procede a la preparación del suelo. Primero se trabaja para hacer desaparecer el rastrojo dejado por la siega de la cosecha anterior, se inunda para poder realizar el “fanguejat” (trabajo con terreno mojado). Luego se deja secar y se procede al nivelado.

La siguiente tarea será el triturado y alisado del suelo. En este momento, ya cerca del mes de Mayo, se realiza el abonado del terreno.

Y llegamos al momento actual del ciclo de arroz. A partir del pasado lunes, 5 de mayo, se está procediendo a “la suelta del agua”, momento en que se inundan los campos. Es un paso especialmente bonito y crucial para el cultivo del arroz.

Las variedades de arroz que se cultivan en España son de desarrollo en agua circulante, por lo que es imprescindible mantener el nivel de encharcado continuamente.

El agua tiene dos funciones principalmente. La primera servir para el alimento y crecimiento de la planta y la segunda, para regular la temperatura optima para el desarrollo de la planta, ya que temperaturas bajas o demasiado altas bloquean el crecimiento. El agua regula también los cambios de temperatura entre el día y la noche.

Una vez el campo inundado se procede al “Barrejat”, el sembrado de arroz. Esta tarea en la actualidad se hace principalmente a máquina y de forma intensiva. Esto suele producir unos pequeños fallos, según las corrientes y los vientos. Para rectificar estos errores en la siembra en un lateral del campo se procede a realizar una saturación de siembra, que se utilizará para replantar a mano las zonas que hayan resultado fallidas.

Con este laborioso calendario de trabajos, se preserva la esencia, la tradición y la calidad extrema de los arroces de la Albufera, reconocidos mundialmente.